Conspiración contra ISA

El título parece una obra de Jhon Le Carré, pero es cierto. La crisis de Hidroituango, se convirtió en la excusa de EPM para salir de Aguas de Antofagasta, un negocio mal elaborado desde el principio http://bit.ly/2wpshpQ y para vender las acciones en ISA, la empresa de conexión más importante del país, que el gobierno Duque feriará.

El ministro Carrasquilla lo insinuó en la revista Dinero el pasado 10 de agosto: “que el Estado provea de energía a ciertas zonas del país mediante empresas propias no es tan prioritario como garantizar la alimentación. Por lo que podría mejor hacerse una “transferencia de recursos”. http://bit.ly/2MOa1Rp Solo una empresa estatal “provee energía”: ISA. Blanco es, gallina lo pone.

La intención no es nueva. Álvaro Uribe, al finalizar su gobierno, intentó venderla, pero la presión ciudadana lo impidió. Santos entregó ISAGEN, antigua propiedad de ISA, con el mismo argumento de “transferir recursos” a las vías 4G. 

En el artículo 67 del Plan de Desarrollo de Álvaro Uribe II, Santos I y II, se afirma: “La Comisión de Regulación de Energía y Gas, CREG, desarrollará el marco regulatorio que incentive la inversión en expansión de la capacidad de generación y transmisión del sistema interconectado por parte de inversionistas estratégicos”. http://bit.ly/2w62NPe. Los inversionistas estratégicos son privados por supuesto.

En el documento sobre el gobierno corporativo de empresas de propiedad del estado en Colombia (ISA, Ecopetrol y EPM, como las joyas de la corona) http://bit.ly/2Loh7XV, se hacen recomendaciones “tipo OCDE” entre las que destaca:

– Felicitar las privatizaciones realizadas en los años noventa, algunas a menos precio, que han mejorado la competitividad y eficiencia.

– Hacer mención especial a Javier Gutiérrez, ex director de Ecopetrol y de ISA, porque “sentó las bases de estas empresas para el gobierno corporativo y cultura empresarial, así como para la gestión de sus procesos de cotización”. Gutiérrez “cotizó” el 10% de las acciones del Estado en ISA y el 20% de las acciones de Ecopetrol, democratización que llamaron.

Sin embargo, Javier Gutiérrez no es un agente del pasado, fue designado por el actual alcalde de Medellín como miembro de la Junta Directiva de EPM desde enero del 2016 http://bit.ly/2BILngR. Y la decisión de vender el 10% de las acciones de EPM en ISA, se consultó con el Gobierno Nacional.

La crisis de Hidroituango: el costo de inundar la casa de máquinas y las inversiones a futuro, se podrían costear con activos extranjeros. Vender las acciones de ISA, es servir en bandeja de plata la privatización al Ministro de Hacienda. Pero hay más, ya existe socio estratégico, Brookfield, empresa dueña de ISAGEN, de la Empresa de Energía de Boyacá (EBSA), además tiene más de 81 represas en Canadá y experiencia probada en conexión eléctrica.  Brookfield, tienen en la mira a ISA, por lo que representa: utilidad neta de $297.574 millones, más de 3 mil trabajadores, con presencia en Argentina, Chile, Brasil y Panamá, más de 48 mil kilómetros de fibra óptica y 25 mil en líneas de transmisión de energía.

ISA, a pesar de sus privatizaciones internas, de las prácticas de “buen gobierno” que permiten la entrada de privados en la Junta Directiva y malos presidentes, es una de las pocas empresas públicas que quedan después de la masacre empresarial del neoliberalismo. Defenderla es un asunto estratégico para el país y sus ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.