Mil soles espléndidos (Khaled Hosseini)

Mariam vive en una cueva con su madre y abuela. Es una bastarda y su papá, que la ama y la visita todos los jueves, la niega ante su familia real. Un día, cansada de no ver a Yalil (su padre), se escapa hasta Herat y va a la casa. Yalil no aparece, aunque ella lo ve. Cuando vuelve a la cueva su abuela se había suicidado. 

Yalil decide venderla a un zapatero llamado Rashid, viejo, gordo y fumador. Rashid además de asqueroso es un extremista, fanático, la obliga a utilizar el burka y la invisibiliza para el mundo. De ahora en adelante es su esclava y sirvienta. Cuándo está enojado, que después de unos años es por todo, le pega. 

La historia de Mariam ocurre mientras los soviéticos gobiernan Afganistán. Las mujeres son más libres, pero la gente apoya a los muyahidines. 

Laila es una niña de bien y sus padres también, profesores universitarios, gente libre. Laila tiene un romance con Tariq, pero él huye a Pakistán cuando los soviéticos caen y los muyahidines ganan, entre ellos se declaran Yihad. Laila espera una hija. 

Pasa algún tiempo hasta que la familia de Laila decide irse también, pero antes de salir, cuando su papá estaba recogiendo los libros, bombardean la casa. La única sobreviviente es Laila y su salvador, Rashid. 

La relación entre Mariam, de 35 años, y Laila, de 14, es pésima. Se odian, y mucho más después que Rashid se casa con Laila. Mariam no quiere a Rashid, pero la presencia de Laila la humilla. A Rashid no le importa. Incluso las compara: Mariam es un Volga y Laila un Mercedes.

El nacimiento de la niña (una decepción para Rashid) empeora las relaciones entre los nuevos esposos, pero las mejora entre Laila y Mariam. Por lo menos se hablan y descubren, entre conversaciones en el patio, que se quieren. Son como madre e hija. Intentan escaparse. Las descubren. Laila defiende a Mariam y, a partir de ahí, serán inseparables. 

Tariq vuelve, habla con Laila. Ella no lleva el burka y Zariam, hijo de Laila y Rashid, se lo cuenta. Rashid está loco. La va matar por estrangulamiento, hasta que Mariam lo asesina con una pala. 

Mariam le permite irse con Tariq, pues ella le quitó el amor de la vida a Zariam. Mariam es fusilada por los taliban que acaban de ganar la guerra.

Varios años después, Laila regresa con Tariq a Kabul. Acaban de entrar los gringos.

Mil soles espléndidos es un libro precioso, conmovedor. La lucha de las dos mujeres por quebrar y cambiar su destino en medio de un machismo atroz y una religión atrasada. Afganistán tiene la tasa de suicidio femenino más lata del mundo y es obvio, su vida es horrible, indigna, como diría la misma Marima. 

Hay una frase que resumiría la vida de una mujer en una sociedad controlada por la sharia, ley islámica: “Como la aguja de una brújula apunta siempre al norte, así el dedo acusador de un hombre encuentra siempre a una mujer. Siempre”.

Es un libro sin pretensiones. No recalca lo que ya, por descripción, es tremendo. Es un punto a favor. Podría haber terminado en una perorata contra el machismo o recalcando lo que el lector deduce, como si lo creyera tonto. Pero las dosis de violencia, sarcasmo y dignidad de las mujeres es perfecta. 

Muy recomendado.        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.