Qué pena arruinarles la fiesta

La elección de Daniel Quintero como alcalde de Medellín llenó de expectativa a una ciudad cansada de uribismo. Fue una votación histórica que los medios, adictos a olvidar el pasado, calificaron como un golpe a los “partidos tradicionales” de un candidato “joven, independiente y con ideas frescas”. Pues que pena arruinarles la fiesta. Quintero, hasta ahora, parece de los mismos por su forma de ganar y su equipo de empalme.

Hace cuatro años, Federico Gutiérrez, antípoda supuestamente de Quintero, se eligió con el lema: “mi compromiso es con vos, no con los partidos”. Tuvo el apoyo de Luis Bernardo Vélez, “amigo de lo social”, que, ahora, encabezaba la lista al Concejo por los Independientes, realizó videos motivacionales sobre la esperanza de una ciudad diferente; picó por varios partidos buscando “renovación” y, hasta una semana antes de las elecciones, era derrotado por el candidato uribista. Parece anecdótico, pero son los hechos.

Las similitudes de la elección entre Gutiérrez y Quintero pueden ser menores, sin embargo, su grupo de empalme no. Empecemos:

1. Lina Vélez de Nicholls: directora de la Cámara de Comercio, defensora del negocio de especulación inmobiliria de la ciudad y, según los productores de textiles, vocera de las grandes plataformas que controlan la Cámara.

2. Fernando Ojalvo: ex vicepresidente del grupo SURA, parte del grupo empresarial antioqueño que busca privatizar las pensiones y postergar el negocio de la muerte de las EPS.

3. Juan Luis Mejía: rector de la Universidad EAFIT, Los Andes de Medellín. Partidario de la transformación de la ciudad de servicios, en contravía de la industria manufacturera.

4. John Jairo Arboleda: rector de la Universidad de Antioquia. Reconocido alfil de la administración de Alberto Uribe Correa durante cuatro períodos seguidos.  

5. Mabel López: gerente de Teleantioquia. Es la cuota de Luis Pérez en la administración de Quintero. Vale la pena recordar que Miguel Quintero, ex concejal y hermano del Alcalde, participó de la actual administración departamental.

6. Gabriel Jaime Rico: ex candidato a la Alcaldía de Medellín y cuota de la Universidad de Medellín. 

Si el equipo de empalme refleja lo que serán las ideas y las secretarías, Quintero no será ningún cambio para Medellín. “Técnicos, limpios e imparciales” es el eslogan vacío de cada administración. Esconde, por supuesto, el bicho que picó a Medellín desde Aníbal Gaviria: innovación sin industria, internacionalización sin valor agregado y trabajo sin estabilidad.

Es muy prematura aún, pero creo que ya conocemos el final de esta película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.