Malo para ISA, malo para Ecopetrol, pésimo para el país

La compra de ISA por parte de Ecopetrol es un mal negocio para ISA, para Ecopetrol y pésimo para el país. El único feliz es el ministro Carrasquilla que recibe un poco más de 14 billones de pesos.

Ecopetrol presentó una propuesta formal para la compra de las 51.4% de las acciones del Estado colombiano en ISA, argumentando que buscan la “diversificación y descarbonización de su economía”. No parece creíble. Si así fuera, no habría vendido su participación en la empresa hace un año. Además, ISA no produce energía y sus líneas de negocio poco o nada tienen que ver con Ecopetrol. ¿Qué harán con XM o Interconexa? Se teme lo peor.

Si la empresa más poderosa de Colombia quisiera realmente diversificar, expandir y descarbonizar su portafolio, habría comprado ISAGEN, feriada a la multinacional Brookfield en el gobierno de Santos. Tiene mucho más sentido entonces, la propuesta de la Empresa de Energía de Bogotá, EEB, que genera, transmite y distribuye energía en el Distrito.

Ecopetrol deberá entonces desembolsar entre 3.500 millones de dólares o 4 mil según La República (http://bit.ly/3rrdvtB), que no tiene. El Presidente de la compañía dio las pistas para conseguirlos: endeudamiento (que ya supera el 65%), desinversión en activos no estratégicos y privatización del 8.5% permitido, para completar el 20% de la compañía. Así las cosas, pierde Ecopetrol y pierde ISA.

El 80% de Ecopetrol estatal será propietaria del 51.4% de ISA. Hoy, el porcentaje de ISA estatal pertenece 100% a la nación, después de la compra, no: sería el 41.11%. En la práctica, se le regalaría un 10.11% de interconexión eléctrica a los privados de Ecopetrol, entre los que se cuentan JP Morgan y fondos privados de pensiones como Porvenir, también dueño de un 8% en ISA. Es una privatización disfrazada.

Algunos analistas escribieron que es “La jugada maestra”, otros la definieron en Twitter como “la mejor jugada económica de los últimos 10 años” o “imposible de criticar”. Pues no. Es privatización, un favor para los fondos privados y un atentado al patrimonio público. El argumento verde de diversificación, la “garantía” de continuar con el control del Estado colombiano y el chantaje de la nueva reforma tributaria, no cambiaran la naturaleza privatizadora de Carrasquilla. Es tan mala que Duque pidió no desaprovechar la oportunidad.

Según Forbes, al Gobierno Nacional le tomará un año conseguir los recursos de la venta (http://bit.ly/3aD3fHV). Pues será un año de lucha.

Composición accionaria de ISA

Composición accionaria de Ecopetrol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.